Si en mi país la corriente es de 220 volt y 50 ciclos, ¿qué sucede si conecto un electrodoméstico fabricado para funcionar con 60 ciclos?

Texto e ilustraciones: José Antonio E. García Álvarez




En una buena variedad de equipos, por ejemplo, los electrodomésticos, la parte más sensible a los cambios de frecuencia es el motor o motores de corriente alterna que poseen para mover algunos de sus mecanismos.

 

En el caso de un motor, digamos, fabricado para funcionar a 220 volt y 50 ciclos o hertz de frecuencia, si lo conectamos a una fuente de corriente alterna de igual voltaje o tensión, pero de 60 ciclos, su velocidad original de giro aumentará en 10 ciclos por segundo.

Por tanto, un motor de 220 volt concebido para que funcione con 50 ciclos de frecuencia desarrollará, normalmente, una velocidad giro de 3000 revoluciones por minuto, en dependencia de la cantidad de polos que posea su enrollado o bobinas de alambre de cobre. Ahora bien, si ese mismo motor lo conectamos a una fuente de igual tensión o voltaje, pero de 60 ciclos de frecuencia, su velocidad de giro alcanzará las 3600 revoluciones por minuto.



Un motor pequeño de ventilador, como el que se puede  observar  a. la derecha, generalmente  puede  funcionar  a. otra frecuencia en hertz. (Hz) diferente a la que aparece. señalada en su placa de características,. siempre que la. tensión o voltaje al que se conecte sea la misma. para. ambos casos.


La variación de velocidad que sufre un motor de corriente alterna cuando se pone a funcionar a una frecuencia diferente a la que indica en su placa de características, se puede calcular realizando una simple operación matemática de regla de tres, tal como se muestra a continuación. Para un motor que debe funcionar a 3000 rpm conectado a una red de 200 volt y 50 ciclos de frecuencia de la corriente y lo conectamos a una red de 60 ciclos, el planteamiento será el siguiente:

   50 ciclos :  3000 rpm  : :  60 ciclos  :  x     (o sea, 50 ciclos es a 3000 rpm, como 60 ciclos es a "x")

Si realizamos esa operación matemática tendremos:



Como se puede observar, la velocidad de giro del rotor del motor en lugar de ser de 3000 rpm, ahora será de 3600 rpm.

Igualmente, si las revoluciones normales de trabajo de un motor concebido para funcionar a una frecuencia de 50 ciclos es de 1500 rpm y lo conectamos a una fuente de corriente alterna de igual tensión o voltaje, pero de 60 ciclos, las revoluciones se elevarían a 1800 rpm.



En el caso inverso de un motor que deba funcionar a 60 ciclos y se conecte a una red de igual tensión o voltaje, pero de 50 ciclos de frecuencia, su velocidad se verá reducida de 3600 rpm a 3000 rpm o de 1800 a 1500 rpm, en dependiencia de la cantidad de polos electromagnéticos que posea el estator. Hay que tener en cuenta que la velocidad de giro de los motores de corriente alterna varía en dependencia de los pares de polos que posea el enrollado del estator, correspondiente a la parte fija de su cuerpo. El estator no gira mecánicamente pero su campo electromagnético giratorio es el encargado de poner en movimiento el rotor.

Generalmente los motores de corriente alterna pequeños soportan trabajar a una frecuencia diferente a la que les corresponde, como en el caso de un ventilador, una batidora, etc., pero esto se puede complicar en motores de mayor tamaño y de más potencia, sobre todo si su función es mover una maquinaria, pues en caso que disminuyan las revoluciones y tengan que realizar un esfuerzo mayor para mover la máquina a la que se encuentran acoplados, lo más probable es que se produzca un recalentamiento en sus bobinas o enrollados y se queme, pues generalmente cada mecanismo responde a una velocidad de giro calculada para el motor que lo mueve.

Sin embargo otros equipos que funcionan con resistencias para producir calor, como las planchas domésticas, calentadores de agua, o los destinados a la iluminación, como las lámparas incandescente y las de cuarzo o halógenas, el cambio de frecuencia no las afecta para nada.

No obstante, en la actualidad muchos aparatos electrodomésticos ya están preparados para que trabajen lo mismo a 60 que a 50 ciclos de frecuencia de la corriente, lo cual viene indicado en su correspondiente chapa de características o datos de funcionamiento, que se encuentra colocada en alguna parte de su cuerpo. Igualmente existen otros aparatos que poseen un autotransformador que les permite funcionar dentro de un rango amplio de voltaje o tensión, que generalmente oscila entre los 100 y los 240 volt de corriente alterna, independientemente que la frecuencia sea de 50 ó 60 ciclos, lo cual se indica también en la chapa de características.

 

Chapilla de identificación de un transformador-adaptador de. corriente alterna perteneciente a un ordenador o PC portátil. Este tipo de adaptador admite entre 100 y 240 volt de. tensión de entrada y 50 ó 60 ciclos o hertz (Hz) de. frecuencia,  tal  como  se  puede  observar  en  la  propia. chapilla, lo que permite utilizar el ordenador en cualquier. parte  del  mundo  conectándolo  a  una  red  normal  de. corriente alterna como la que tenemos en la casa, en una. oficina, en un hotel, etc.




TEMAS RELACIONADOS:

Google

 Ir al índice

 

 

 
     
     
       
     
       


| Página Inicio | Presentación | Aviso Legal | Mapa del Sitio | Prensa | FAQs | Contactar |  

www.asifunciona.com

                Resolución 800 x 600 píxeles

  Última actualización: abril de 2012