QUÉ CÁMARA DIGITAL ESCOGER

Texto e ilustraciones José Antonio E. García Álvarez




Google
 

Contenido:

> Introducción
Diferentes gamas de cámaras digitales 
   compactas
Características generales de las cámaras 
   compactas
Partes principales de una cámara digital 
   compacta
Objetivos fotográficos
El sensor fotográfico
Prestaciones más comunes de las 
   cámaras digitales

Tarjetas de memoria
Baterías
Ventajas y desventajas de las cámaras 
   digitales compactas

 


INTRODUCCIÓN



La fotografía constituye un arte y como tal lo puede llegar a desarrollar y dominar cualquier persona que se tome en serio esta actividad. Sin embargo, para obtener buenas fotos que se puedan llegar a considerar “artística”, un fotógrafo (ya sea aficionado o profesional), debe considerar varios factores previos antes de proceder a apretar el disparador de la cámara.

Si importante es la sensibilidad artística, el dominio de la técnica fotográfica y el ojo (o buen hacer) del fotógrafo para obtener buenas fotos, también lo es disponer de una “cámara apropiada” que permita realizar el tipo de actividad que se desea desempeñar, lo cual no significa que sea necesario disponer de la cámara más costosa existente en el mercado.

El desarrollo de este tema en particular pretende, de forma general, aconsejar a fotógrafos aficionados, principiantes o avanzados, qué tipo de cámara compacta digital se puede adaptar mejor al perfil de cada cual, para que no se pierdan a la hora de escoger la más apropiada entre la gran cantidad de tipos y modelos de que se disponen hoy en día.



Ciudades, arquitectura, familia, fauna, ocio, naturaleza, decoración, arte, investigación, turismo, paisajes, publicidad, reportajes periodísticos, tecnología, ciencia, son muchos de los campos que se encuentran al alcance de los fotógrafos, de acuerdo con el interés que muestren por desarrollar alguna de esas actividades en particular.


Hace unos años atrás, estando presente en el momento que un fotógrafo aficionado le mostraba a otro amigo común unas buenas fotos que había tomado, le escuché exclamar a este último: ¡pero qué cámara más buena!... Esta persona atribuía el mérito de aquellas fotos únicamente a la cámara y no a la posible habilidad de nuestro amigo aficionado.

Sin embargo, para captar dichas fotos en cuestión, nuestro amigo aficionado simplemente había utilizado una sencilla cámara analógica “tipo cajón”, de aquellas en las que sólo era necesario encuadrar la imagen mirando a través de un rudimentario visor óptico y disparar, o sea, una primitiva y muy elemental cámara fotográfica de funcionamiento completamente mecánico, con abertura de objetivo y enfoque fijos, y una sola velocidad de disparo u obturación. En resumen, una de esas cámaras con la que muy poco se podía hacer, excepto poseer sensibilidad artística, contar con muy buena iluminación solar o tener la suerte de encontrarse “en el lugar y momento apropiado” para capturar una buena foto.

Por tanto, lograr una buena foto sin pretender llegar a la perfección profesional o artística, se puede hacer empleando una cámara sencilla y de poco costo, al igual que una mala foto se puede obtener también utilizando una cámara compleja y costosa.

No obstante, aunque las “buenas fotos” dependen mucho de la experiencia, sensibilidad artística y el ojo bien entrenado del fotógrafo que manipula la cámara, no podemos negar tampoco que, bajo determinadas circunstancias, poseer una buena cámara facilita mucho las cosas como, por ejemplo, cuando las condiciones de iluminación son malas o adversas, el sujeto o el objeto a fotografiar se encuentra en movimiento, cuando se requiere utilizar la opción “macro” para poder acercarnos a pocos centímetros de distancia del objeto, o cuando surgen situaciones diferentes o inesperadas. Estos tipos de fotos no se pueden obtener si no disponemos de una cámara apropiada.

Hace años atrás, para capturar fotos con una cámara fotográfica analógica (de las que empleaban carretes de película de 35 mm o de formato más ancho, como 127, 120, 220 ó 620, por ejemplo), había que seleccionar y ajustar manualmente, antes de efectuar el disparo, la cantidad de luz que debía penetrar a través del objetivo, la velocidad de obturación y la distancia en pies o metros que separaba la cámara del objeto, sujeto o paisaje a fotografiar.


 

 

 

 

Antiguas cámaras fotográficas analógicas: las dos de la izquierda empleaban carretes de película fotográfica de formato 35 mm , mientras que la del fondo, hacia la derecha, utilizaba película de formato más ancho.


Durante muchos años la medición y selección de todos los parámetros y ajustes que eran necesario establecer en las cámaras analógicas, los fotógrafos lo hacían contando solamente con su experiencia práctica, ya que todas funcionaban de forma completamente mecánica. Con el paso del tiempo las empresas productoras de equipos fotográficos desarrollaron el “fotómetro” de mano, instrumento de medición que por medio de una celda fotoeléctrica calculaba la intensidad de luz existente en el lugar donde se iba a tomar la foto, indicando la abertura de lente y la velocidad de obturación que era necesario utilizar.

Posteriormente con el desarrollo de la tecnología electrónica y de los semiconductores, los fabricantes de cámaras analógicas comenzaron a incorporar el fotómetro directamente dentro de la cámara, así como otras funciones para que éstas realizaran, de forma completamente automática, todas las mediciones y ajustes requeridos para captar las fotos.

Con el avance de las nuevas tecnologías, las antiguas cámara fotográficas analógicas han ido desapareciendo para abrir paso a las modernas cámaras digitales, que conjugan la técnica fotográfica tradicional con la tecnología electrónica ya existente en las anteriores cámaras analógicas, a lo que se ha sumado el empleo de la “tecnología digital”.

La introducción en el mercado de las cámaras digitales ha permitido que la tradicional película fotográfica se haya ido sustituyendo por una tarjeta de memoria intercambiable, donde se guardan o almacenan las fotos que un sensor fotosensible capta a todo color.

Debido a la enorme cantidad de modelos, marcas y tipos de cámaras digitales que inundan en estos momentos el mercado especializado en la venta de estos artículos, resulta difícil para un principiante o aficionado con pocos conocimientos anteriores de fotografía analógica (e incluso a veces hasta para los más avanzados), escoger una cámara digital que satisfaga adecuadamente sus necesidades específicas debido a todos los aspectos técnicos que se deben tener en cuenta a la hora de hacer una buena selección. Entre esos aspectos se encuentran la resolución y calidad del sensor, calidad de la óptica empleada en el objetivo, velocidad de procesamiento de datos, así como las diferentes prestaciones que ésta ofrece. Otra cuestión importante que se debe tener también en cuenta a la hora de adquirir una cámara digital es que sea de marca reconocida, es decir, procedente de un fabricante de equipos fotográficos de toda la vida y de reconocido prestigio. Todos estos factores son determinantes, pues incluso una cámara compacta de menos costo puede que realice mejores fotos que otra más costosa.

Por tanto, antes de adquirir una cámara digital compacta debemos preguntarnos primero: ¿Qué experiencia tengo como fotógrafo?, ¿Qué tipos de fotos deseo hacer?, ¿Qué cámara se adapta mejor a mis necesidades reales? y ¿De qué presupuesto dispongo?

Si nuestra aspiración es tomar simplemente fotos familiares dentro o fuera de la casa, en días de paseo al aire libre, o en vacaciones, para imprimirlas en papel, colocarlas en un álbum y mostrarla después a los amigos, seguramente la inversión en una cámara barata resulte suficiente de acuerdo con las expectativas específicas de cada persona en particular. Pero si, por el contrario, pretendemos desarrollar esta actividad como una afición más seria o artística, entonces lo más aconsejable será adquirir una cámara más costosa, con mayor número de prestaciones, y que ofrezca también mayores posibilidades de experimentar y profundizar en el arte de la fotografía.


 

 Ir al Índice

 

Continuar

     
     
       
     
       


| Página Inicio | Presentación | Aviso Legal | Mapa del Sitio | Prensa | FAQs | Contactar |  

www.asifunciona.com

                Resolución 800 x 600 píxeles

  Última actualización: abril de 2012