| | | | | | | | Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA
© 2004 - 2016
Resolución: 960 x 600 pixeles
¡Bienvenidos!
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Inicio Inicio Así funciona Así funciona ¿Qué es? ¿Qué es? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Quién? ¿Quién? Tablas Tablas Minibiografías Minibiografías Práctico Práctico Respuestas Respuestas
Subir
Google
Así funciona
Atrás
Inicio
Ir al índice
ASÍ FUNCIONAN LAS CERRADURAS  4
Texto, ilustraciones y fotos: José A. García Álvarez
 Introducción. Cilindro o bombín de una cerradura simple. Partes de una cerradura para puertas. > Funcionamiento de una cerradura común o estándar.
FUNCIONAMIENTO DE UNA CERRADURA COMÚN O ESTÁNDAR
Los   componentes   que   generalmente   encontraremos   siempre   en cualquier    cerradura    común    o    estándar    para    uso    en    puertas, cajones,    etc.,    sean    del    tipo    o    modelo    que    sea,    incluyendo    los candados,   son   “el   tambor”   y   el   “cilindro   o   bombín”,   este   último formando   parte   del   propio   tambor.   Ambas   piezas,   al   igual   que   el resto   de   la   cerradura   o   del   candado,   son   metálicas,   cilíndricas   y alagadas,   y   su   longitud   supera   siempre   en   algo   más   a   la   de   su propia llave. Candados         de         diferentes modelos   y   tamaños. Al   igual   que las    cerraduras,    la    mayoría    de los    candados    cuentan    también con    un    tambor    y    un    bombín para   introducir   la   llave   y   abrirlos. Su   funcionamiento   es   similar   al de las cerraduras. En   los   candados   la   acción   para abrirlo   no   la   efectúa   una   paleta, sino    un    pasador.    Cuando    se hace   girar   la   llave   el   pasador   se mueve   y   se   libera   de   la   muesca que   tiene   el   gancho   permitiendo que   un   resorte   lo   empuje   hacia fuera y se abra. Tanto   el   tambor   como   el   cilindro de    las    cerraduras    comunes    o estándar,    así    como    la    de    los candados,         poseen         varias perforaciones         o         canales redondos   donde   se   alojan   cierta cantidad    de    pines    de    cabezas romas     en     unos     modelos     o puntiagudas   en   otros.   Los   pines que   se   alojan   en   el   tambor   poseen   todos   la   misma   longitud   y   se denominan   “pines   superiores” .   Los   que   se   alojan   en   el   cilindro   o bombín   son   más   cortos   comparados   con   los   del   tambor.   Estos últimos se denominan “pines inferiores” . Cada   uno   de   los   pines   alojados   en   el   tambor   posee   un   resorte   que lo    presiona    para    que    sólo    una    parte    se    introduzca    en    la correspondiente   perforación   del   cilindro   para   bloquearlo   y   que   no gire   hasta   tanto   se   introduzca   la   llave   correcta   que   lo   libere.   Al introducir   la   llave   correcta   por   la   bocallave   de   la   cerradura,   sus dientes    de    sierra    empujan    hacia    arriba    los    pines    inferiores obligando   elevarse   a   los   superiores.   De   esa   forma   ambas   hileras de   pines   quedarán   alineadas   con   la   superficie   externa   del   cilindro   o línea   de   corte,   que   lo   liberará   del   bloqueo   impuesto   por   los   pines superiores   para   que   pueda   girar.   De   esa   forma   la   paleta   fijada   en el   extremo   opuesto   del   cilindro   o   bombín,   al   girar   simultáneamente, acciona    el    mecanismo    de    la    cerradura    que    permite    mover    el pestillo y extraerlo del cerradero. En    la    foto    se    puede    apreciar    la    parte superior    del    interior    del    tambor    de    una cerradura.      La      flecha      roja      señala      las perforaciones   o   canales   donde   van   alojados los     “pines     superiores”.     Todos     los     pines alojados    en    esas    perforaciones    tienen    la misma     longitud     y     cada     uno     posee     su correspondiente resorte. Tambor       y       cilindro       o       bombín desarmados          mostrando          sus diferentes   partes.    1.-    Llave   diente   de sierra.   2.-    Cilindro   o   bombín   en   el   que se   aprecian   (girado   de   costado)   las perforaciones   donde   van   alojados   los “pines      inferiores”      de      diferentes longitudes.        3.-         Tambor        con perforaciones    en    su    parte    superior. 4.-      Pines     inferiores     de     diferentes longitudes      (colocados      sobre      los dientes   de   sierra   la   llave   apropiada) que        van        alojados        en        las perforaciones   del   cilindro   o   bombín. Se   puede   observar   que   los   dientes de    la    llave    facilitan    que    todos    los extremos    superiores    de    esos    pines queden   situados   a   un   mismo   nivel   correspondiente   a   la   “línea   de corte”    que    delimita    o    separa    el    cilindro    del    bombín.    5.-     Pines superiores,   todos   de   la   misma   longitud,   con   sus   correspondientes resortes.   Tanto   esos   pines   como   sus   correspondientes   resortes van colocados dentro de las perforaciones del tambor. Montaje   de   los   pines   superiores   encima   de   los   inferiores   de   una cerradura,     colocados     sobre los   dientes   de   sierra   de   una llave.   1.-    Cilindro   o   bombín,   en cuya        parte        frontal        se encuentra         la         bocallave (señalado   con   el   número   “1”), lugar   por   donde   se   introduce la    llave.    2.-     Llave    diente    de sierra.    3.-     Forma    en    que    se acomodan   los   pines   inferiores y      superiores      cuando      se introduce   la   llave   correcta   por la   bocallave.   Si   la   llave   es   la correcta,   los   extremos   internos   de   todos   los   pines   coincidirán   en   un mismo   nivel,   requisito   indispensable   para   que   el   cilindro   se   liberare y pueda girar para abrir la cerradura. CORTE   LATERAL   DE   UNA   CERRADURA   MOSTRANDO SU INTERIOR (A) (B) (C) A.-    Corte   lateral   del   interior   de   un   tambor   con   todas   sus   piezas.   El color   amarillo   corresponde   al   tambor   y   el   rojo   y   naranja   al   cilindro   o bombín.   En   la   ilustración   se   pueden   apreciar   los   pines   superiores   y sus   respectivos   resortes   colocados   dentro   de   las   perforaciones   o canales   del   tambor,   así   como   los   pines   inferiores   colocados   dentro de   las   perforaciones   practicadas   en   cilindro.   Se   puede   observar también   en   la   ilustración   que   la   posición   que   adoptan   los   pines     superiores   al   atravesar   las   perforaciones   del   cilindro   o   bombín   lo bloquea   impidiendo   que   pueda   girar   hasta   tanto   se   introduzca   la llave.   B.-    Corte   de   frente   del   tambor   y   el   cilindro.   Como   se   puede apreciar,   el   pin   superior   visible   en   el   frente   del   tambor,   atraviesa una   parte   de   la   primera   perforación   del   cilindro   impidiendo   su   giro hasta   que   la   llave   lo   levante.   C.-    Frente   del   tambor,   el   cilindro   y   la llave    mostrando    los    dientes    de    sierra,    en    posición    de    poder introducirse   por   la   bocallave.   Siempre   que   la   llave   sea   la   correcta, al   introducirse   en   el   cilindro   irá   empujando   hacia   arriba   los   pines inferiores   y   estos,   a   su   vez,   a   los   superiores   hasta   llegar   a   un punto   donde   sus   extremos   internos   queden   alineados   al   mismo nivel   con   la   línea   de   corte.   Alcanzado   ese   punto   se   podrá   hacer girar el cilindro. A.-   Vista   de   frente   de   parte   del   interior   del   tambor   y   del   cilindro   o bombín   sin   que   se   haya   introducido   la   llave.   Se puede   observar   que   una   parte   del   primer   pin   de la    hilera    superior    (2,    de    color    azul    en    la ilustración)     se     encuentra     introducido     en     la perforación    del    cilindro    (3)    o    bombín,    lo    que impide que éste pueda girar. B.-    Una   vez   que   se   introduce   la   llave   (simulada en   la   ilustración   con   el   color   gris   en   la   bocallave 7)   el   pin   inferior   3   (de   color   rojo)   empuja   hacia arriba   al   pin   superior   2   y   así   sucesivamente   con el resto de los pines. 3.-   Una   vez   que   todos   los   pines   inferiores   se encuentran   al   mismo   nivel   en   la   línea   de   corte 9,   el   cilindro   o   bombín   8   queda   liberado   y   se puede   hacer   girar.   Como   se   podrá   observar,   los pines    inferiores    giran    conjuntamente    con    el cilindro,   mientras   los   superiores   permiten   que   el cilindro se deslice por el interior del tambor. Corte   lateral   de   una   cerradura   mostrando   lo   que   ocurre   cuando   se introduce   la   llave   por   la   bocallave.   A.-    Tambor   y   cilindro   o   bombín de   una   cerradura   cuando   aún   la   llave   no   se   encuentra   dentro   del cilindro.     B.-      Llave     correcta completamente   introducida   en el   cilindro.   Los   pines   inferiores dentro       del       cilindro       han empujado    hacia    arriba    a    los pines    superiores    del    tambor cuyos   extremos   internos   o   de contacto   se   encuentran   ahora alineados   al   mismo   nivel   en   la línea   de   corte.   C.-    Si   la   llave introducida   en   el   cilindro   es   la que        corresponde        a        la cerradura,   éste   se   desbloquea y    se    pude    hacer    girar    en    el sentido   que   indica   la   flecha   lo que   permite   abrir   la   cerradura. D.-          Cuando         la         llave introducida   en   el   cilindro   no   es la      correcta,      los      extremos internos   de   los   pines   inferiores y    superiores    no    se    pueden alinear    y,    por    tanto,    no    gira. Como   aclaración,   en   ocasiones   una   llave   equivocada   es   posible que   se   pueda   introducir   en   el   cilindro,   pero   eso   no   significa   que pueda   abrir   la   cerradura   si   no   es   capaz   de   alinear   ambas   hileras de   pines.   En   otras   ocasiones   la   propia   disposición   de   los   dientes de   sierra   de   una   llave   incorrecta   impide   que   ni   siquiera   pueda entrar por la abertura de la bocallave. I LUSTRACIÓN      ANIMADA      DEL      FUNCIONAMIENTO INTERNO DE UNA CERRADURA
GLOSARIO ESPAÑOL-INGLÉS / INGLÉS-ESPAÑOL CON PALABRAS RELACIONADOS CON EL TEMA DE CERRADURAS
© 2004 - 2016
Resolución: 480 x 800 pixeles
Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Así funciona
Atrás
Inicio
Ir al índice
Subir
Google
ASÍ FUNCIONAN LAS CERRADURAS  4
Texto, ilustraciones y fotos: José A. García Álvarez
 Introducción. Cilindro o bombín de una cerradura simple. Partes de una cerradura para puertas. > Funcionamiento de una cerradura común o estándar.
FUNCIONAMIENTO DE UNA CERRADURA COMÚN O ESTÁNDAR
Los     componentes     que     generalmente     encontraremos siempre   en   cualquier   cerradura   común   o   estándar   para uso   en   puertas,   cajones,   etc.,   sean   del   tipo   o   modelo   que sea,   incluyendo   los   candados,   son   “el   tambor”   y   el   “cilindro o   bombín”,   este   último   formando   parte   del   propio   tambor. Ambas   piezas,   al   igual   que   el   resto   de   la   cerradura   o   del candado,    son    metálicas,    cilíndricas    y    alagadas,    y    su longitud   supera   siempre   en   algo   más   a   la   de   su   propia llave. Candados de diferentes modelos y tamaños. Al igual que las cerraduras, la mayoría de los candados cuentan también con un tambor y un bombín para introducir la llave y abrirlos. Su funcionamiento es similar al de las cerraduras. En los candados la acción para abrirlo no la efectúa una paleta, sino un pasador. Cuando se hace girar la llave el pasador se mueve y se libera de la muesca que tiene el gancho permitiendo que un resorte lo empuje hacia fuera y se abra. Tanto    el    tambor    como    el    cilindro    de    las    cerraduras comunes   o   estándar,   así   como   la   de   los   candados,   poseen varias   perforaciones   o   canales   redondos   donde   se   alojan cierta    cantidad    de    pines    de    cabezas    romas    en    unos modelos   o   puntiagudas   en   otros.   Los   pines   que   se   alojan en    el    tambor    poseen    todos    la    misma    longitud    y    se denominan   “pines   superiores” .   Los   que   se   alojan   en   el cilindro   o   bombín   son   más   cortos   comparados   con   los   del tambor. Estos últimos se denominan “pines inferiores” . Cada   uno   de   los   pines   alojados   en   el   tambor   posee   un resorte    que    lo    presiona    para    que    sólo    una    parte    se introduzca   en   la   correspondiente   perforación   del   cilindro para   bloquearlo   y   que   no   gire   hasta   tanto   se   introduzca   la llave   correcta   que   lo   libere.   Al   introducir   la   llave   correcta por   la   bocallave   de   la   cerradura,   sus   dientes   de   sierra empujan     hacia     arriba     los     pines     inferiores     obligando elevarse   a   los   superiores.   De   esa   forma   ambas   hileras   de pines    quedarán    alineadas    con    la    superficie    externa    del cilindro    o    línea    de    corte,    que    lo    liberará    del    bloqueo impuesto   por   los   pines   superiores   para   que   pueda   girar. De   esa   forma   la   paleta   fijada   en   el   extremo   opuesto   del cilindro    o    bombín,    al    girar    simultáneamente,    acciona    el mecanismo   de   la   cerradura   que   permite   mover   el   pestillo   y extraerlo del cerradero. En   la   foto   se   puede   apreciar   la   parte superior   del   interior   del   tambor   de una   cerradura.   La   flecha   roja   señala las   perforaciones   o   canales   donde van   alojados   los   “pines   superiores”. Todos    los    pines    alojados    en    esas perforaciones      tienen      la      misma longitud     y     cada     uno     posee     su correspondiente resorte. Tambor      y      cilindro      o      bombín desarmados          mostrando          sus diferentes   partes.    1.-    Llave   diente   de   sierra.   2.-    Cilindro   o bombín    en    el    que    se    aprecian    (girado    de    costado)    las perforaciones      donde      van alojados   los   “pines   inferiores” de   diferentes   longitudes.   3.-   Tambor   con   perforaciones   en su    parte    superior.    4.-     Pines inferiores        de        diferentes longitudes    (colocados    sobre los   dientes   de   sierra   la   llave apropiada)   que   van   alojados en      las      perforaciones      del cilindro   o   bombín.   Se   puede observar   que   los   dientes   de la   llave   facilitan   que   todos   los extremos   superiores   de   esos pines   queden   situados   a   un mismo   nivel   correspondiente a    la    “línea    de    corte”    que delimita    o    separa    el    cilindro    del    bombín.    5.-     Pines superiores,     todos     de     la     misma     longitud,     con     sus correspondientes    resortes.    Tanto    esos    pines    como    sus correspondientes    resortes    van    colocados    dentro    de    las perforaciones del tambor. Montaje   de   los   pines superiores   encima   de los    inferiores    de    una cerradura,     colocados sobre    los    dientes    de sierra   de   una   llave.   1.-   Cilindro   o   bombín,   en cuya    parte    frontal    se encuentra                   la bocallave      (señalado con    el    número    “1”), lugar    por    donde    se introduce    la    llave.    2.-   Llave   diente   de   sierra.   3.-    Forma   en   que   se   acomodan   los pines   inferiores   y   superiores   cuando   se   introduce   la   llave correcta   por   la   bocallave.   Si   la   llave   es   la   correcta,   los extremos   internos   de   todos   los   pines   coincidirán   en   un mismo   nivel,   requisito   indispensable   para   que   el   cilindro   se liberare y pueda girar para abrir la cerradura.
CORTE   LATERAL   DE   UNA   CERRADURA   MOSTRANDO SU INTERIOR (A) (B) (C) A.-    Corte   lateral   del   interior   de   un   tambor   con   todas   sus piezas.   El   color   amarillo   corresponde   al   tambor   y   el   rojo   y naranja   al   cilindro   o   bombín.   En   la   ilustración   se   pueden apreciar   los   pines   superiores   y   sus   respectivos   resortes colocados    dentro    de    las    perforaciones    o    canales    del tambor,   así   como   los   pines   inferiores   colocados   dentro   de las     perforaciones     practicadas     en     cilindro.     Se     puede observar    también    en    la    ilustración    que    la    posición    que adoptan      los      pines            superiores      al      atravesar      las perforaciones   del   cilindro   o   bombín   lo   bloquea   impidiendo que   pueda   girar   hasta   tanto   se   introduzca   la   llave.   B.-   Corte   de   frente   del   tambor   y   el   cilindro.   Como   se   puede apreciar,   el   pin   superior   visible   en   el   frente   del   tambor, atraviesa   una   parte   de   la   primera   perforación   del   cilindro impidiendo   su   giro   hasta   que   la   llave   lo   levante.   C.-    Frente del   tambor,   el   cilindro   y   la   llave   mostrando   los   dientes   de sierra,   en   posición   de   poder   introducirse   por   la   bocallave. Siempre   que   la   llave   sea   la   correcta,   al   introducirse   en   el cilindro   irá   empujando   hacia   arriba   los   pines   inferiores   y estos,   a   su   vez,   a   los   superiores   hasta   llegar   a   un   punto donde   sus   extremos   internos   queden   alineados   al   mismo nivel   con   la   línea   de   corte.   Alcanzado   ese   punto   se   podrá hacer girar el cilindro. A.-   Vista   de   frente   de   parte   del   interior del   tambor   y   del   cilindro   o   bombín   sin que    se    haya    introducido    la    llave.    Se puede    observar    que    una    parte    del primer   pin   de   la   hilera   superior   (2,   de color      azul      en      la      ilustración)      se encuentra   introducido   en   la   perforación del   cilindro   (3)   o   bombín,   lo   que   impide que éste pueda girar. B.-    Una   vez   que   se   introduce   la   llave (simulada   en   la   ilustración   con   el   color gris   en   la   bocallave   7)   el   pin   inferior   3 (de   color   rojo)   empuja   hacia   arriba   al pin   superior   2   y   así   sucesivamente   con el resto de los pines. 3.-     Una     vez     que     todos     los     pines inferiores   se   encuentran   al   mismo   nivel en    la    línea    de    corte    9,    el    cilindro    o bombín   8   queda   liberado   y   se   puede   hacer   girar.   Como   se podrá   observar,   los   pines   inferiores   giran   conjuntamente con   el   cilindro,   mientras   los   superiores   permiten   que   el cilindro se deslice por el interior del tambor. Corte   lateral   de   una   cerradura   mostrando   lo   que   ocurre cuando   se   introduce   la   llave   por   la   bocallave.   A.-    Tambor   y cilindro    o    bombín    de una   cerradura   cuando aún    la    llave    no    se encuentra    dentro    del cilindro.      B.-       Llave c     o     r     r     e     c     t     a         introducida       en       el cilindro.      Los      pines inferiores    dentro    del cilindro   han   empujado hacia     arriba     a     los pines    superiores    del tambor                 cuyos extremos     internos     o de         contacto         se encuentran          ahora alineados     al     mismo nivel    en    la    línea    de corte.    C.-     Si    la    llave introducida       en       el cilindro     es     la     que corresponde   a   la   cerradura,   éste   se   desbloquea   y   se   pude hacer    girar    en    el    sentido    que    indica    la    flecha    lo    que permite   abrir   la   cerradura.   D.-    Cuando   la   llave   introducida en   el   cilindro   no   es   la   correcta,   los   extremos   internos   de los   pines   inferiores   y   superiores   no   se   pueden   alinear   y, por   tanto,   no   gira.   Como   aclaración,   en   ocasiones   una llave   equivocada   es   posible   que   se   pueda   introducir   en   el cilindro,   pero   eso   no   significa   que   pueda   abrir   la   cerradura si   no   es   capaz   de   alinear   ambas   hileras   de   pines.   En   otras ocasiones   la   propia   disposición   de   los   dientes   de   sierra   de una   llave   incorrecta   impide   que   ni   siquiera   pueda   entrar por la abertura de la bocallave. ILUSTRACIÓN ANIMADA DEL FUNCIONAMIENTO INTERNO DE UNA CERRADURA GLOSARIO ESPAÑOL-INGLÉS / INGLÉS-ESPAÑOL CON PALABRAS RELACIONADOS CON EL TEMA DE CERRADURAS Glosario español-inglés Glosario inglés-español