| | | | | | | | Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA
© 2004 - 2016
Resolución: 960 x 600 pixeles
¡Bienvenidos!
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Inicio Inicio Así funciona Así funciona ¿Qué es? ¿Qué es? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Quién? ¿Quién? Tablas Tablas Minibiografías Minibiografías Práctico Práctico Respuestas Respuestas
Subir
Google
Así funciona
Atrás
Inicio
Siguiente
ASÍ FUNCIONAN LAS CERRADURAS  3
Texto, ilustraciones y fotos: José A. García Álvarez
PARTES DE UNA CERRADURA PARA PUERTAS
Parte   frontal   (izquierda)   y   trasera   (derecha)   de   una   cerradura   de pestillo tipo “paletón” para puertas. Algunas       de       las       piezas interiores       de       la       propia cerradura      de      pestillo      tipo “paletón”,    a    la    que    se    le    ha retirado       la       parte       frontal conjuntamente   con   el   tambor   y el bombín. Cualquier   tipo   de   cerradura   de   funcionamiento   manual   contiene   en su    interior    un    mecanismo    con    uno    o    más    pestillos    colocados dentro   la   propia   caja   metálica.   Ese   pestillo   puede   salir   y   entrar   en la   caja   por   un   solo   lado   o   por   los   dos,   lo   que   permite   colocar fácilmente   la   cerradura   lo   mismo   a   la   derecha   que   a   la   izquierda en   una   puerta.   Existen   muchos   modelos   y   tamaños   de   cerraduras, unas   más   simples   y   otras   más   complejas,   pero   todas   basan   su principio   de   funcionamiento   en   un   tambor   y   un   cilindro   o   bombín introducido en el propio tambor. Cuando   hacemos   girar   el   cilindro   de   una   cerradura   utilizando   la llave    correcta,    la    paleta    situada    en    la    parte    trasera    de    una cerradura   común,   o   al   centro   en   una   de   seguridad   de   doble   llave, dicha   paleta   gira   de   forma   simultánea   con   la   llave   para   accionar   el mecanismo   que   mueve   el   pestillo   para   abrir   la   cerradura.   En   cada cerradura   los   pestillos   pueden   variar   de   aspecto   entre   uno   y   otro modelo. Parte   trasera   de   una   cerradura   simple. A   la   izquierda   se   encuentra armada y a la derecha desarmad a. En   la   foto   de   la   izquierda   se   puede   observar   el   tambor   y   bombín de   la   cerradura   simple   que   aparece   en   la   foto   de   arriba,   mostrando la    paleta    trasera.    Hacia    la    parte    frontal    se    puede    observar    la cabeza   de   la   correspondiente   llave   introducida   en   el   cilindro   o bombín. La   foto   derecha   muestra   el   tambor   y   el   bombín   de   seguridad   para accionar   el   mecanismo   de   la   cerradura   tanto   desde   el   exterior como   desde   el   interior   de   una   puerta   1.-    Doble   hilera   de   pines superiores   correspondientes   a   una   parte   del   tambor.   En   este   caso la   existencia   de   la   doble   hilera   de   pines   en   una   misma   parte   se debe   a   que   la   cerradura   admite   la   llave   tanto   por   el   frente   como por   la   parte   trasera   tal   como   se   puede   apreciar   en   la   foto.   En   la parte   de   abajo   del   tambor   existe   también   otra   doble   hilera   de   pines colocados   también   dentro   del   mismo.   En   este   caso   el   cilindro   o bombín   contendrá,   igualmente,   una   doble   hilera   de   pines   por   tanto por    arriba    como    por    debajo.    Es    por    eso    que    la    llave    posee hendiduras   a   cada   lado   de   la   hoja,   haciendo   que   la   cerradura   sea más   segura,   impidiendo   así   que   se   pueda   abrir   con   una   ganzúa   u otra   herramienta   similar.   2.-    Paleta   central   que   puede   gira   a   ambos lados   para   accionar   el   mecanismo   de   apertura   de   la   cerradura   de seguridad.   3.-    Hendiduras   practicadas   a   ambos   lados   de   la   hoja   de la llave para mover los pines situados dentro del cilindro o bombín. Aunque   prácticamente   desde   niños   todos   conocemos   qué   cosa   es una    cerradura,    así    como    también    un    candado    y    para    qué    se utilizan   ambos   dispositivos,   es   posible   que   incluso   la   gran   mayoría de   los   adultos   desconozcan   qué   piezas   componen   una   cerradura, ni tampoco qué sucede en su interior cuando introducimos la llave. En    líneas    generales    las    cerraduras    comunes    o    estándar    se componen de las siguientes piezas metálicas externas: Pieza s que componen externamente una cerradura común. 1 . Pomo   (en   esta   ilustración   un   botón   redondo   situado   en   la   parte trasera de la cerradura que permite mover el pestillo). 2 . Cilindro o bombín. 3 . Bocallave. 4 . Tambor. 5 . Frente de la cerradura. 6 . Pestillo    (del    tipo    “resbalón”    en    esta    cerradura    o    del    tipo “paletón” en otras). 7 . Cerradero   donde   se   introduce   el   pestillo   de   la   cerradura   para bloquear o cerrar, por ejemplo, una puerta. El    pomo     (botón,    agarrador,    tirador,    manija    o    manilla)    de    una cerradura   acciona   su   mecanismo   cuando   lo   hacemos   girar   con   la mano   en   unos   casos,   o   cuando   tiramos   del   tirador   en   otros.   Es una   pieza   que   generalmente   se   encuentra   en   la   parte   trasera   de   la cerradura   y   detrás   de   la   puerta.   En   la   mayoría   de   las   cerraduras   el pomo   se   puede   accionar   sin   utilizar   la   llave   y   en   otros   es   necesario utilizarla,      lo      que      proporciona      mayor      seguridad.      Cuando accionamos   el   pomo,   el   tirador   o   la   manija,   según   el   modelo   de cerradura,   su   función   es   mover   el   mecanismo   del   pestillo,   que   una vez liberado del cerradero permite abrir la cerradura. El   cilindro,   bombín   o   bombillo    es   una   pieza   cilíndrica   y   alargada, de    mayor    longitud    que    la    llave    que    se    emplea    para    abrir    la cerradura.   El   cilindro   se   caracteriza   por   poseer   una   abertura   en   su parte      frontal      denominada      “bocallave” ,      lugar      por      donde introducimos   la   llave   apropiada   que   corresponde   a   cada   cerradura, accesible   por   su   parte   externa.   Una   vez   que   la   llave   se   encuentra dentro   del   cilindro   y   la   hacemos   girar,   ésta   acciona   el   mecanismo que   libera   el   pestillo   del   cerradero   y   la   cerradura   cede   y   abre. Cuando   la   llave   con   la   que   intentamos   abrir   la   cerradura   no   es   la apropiada,   será   imposible   hacer   girar   el   cilindro,   por   lo   que   al   no moverse el pestillo la cerradura no abre. Cada   cilindro   o   bombín   posee   en   su   interior   una   serie   de   “pines inferiores”    que   actuando   en   conjunto   con   los   “pines   superiores”   del   tambor,   lo   bloquean.   Esos   pines   impiden   que   el   cilindro   gire hasta tanto no se introduzca la llave correcta. El   tambor    es   una   pieza   fija   al   cuerpo   o   caja   de   la   cerradura   y   su interior   aloja   al   cilindro   o   bombín   con   sus   respectivos   pines.   El tambor   de   cada   cerradura   contiene   la   misma   cantidad   de   pines que el cilindro, presionados cada uno por un resorte. El   frente    de   la   cerradura,   como   su   nombre   indica,   es   la   parte frontal   visible   desde   el   exterior   de   una   puerta,   donde   se   encuentra situada la bocallave. El   pestillo    es   la   pieza   que   cuando   hacemos   girar   la   llave   o   el pomo   de   la   cerradura   se   libera   del   cerradero   permitiendo   abrir   una puerta.   El   pestillo   puede   adoptar   diferentes   formas   de   acuerdo   con el   modelo   de   cerradura,   pero   los   más   conocidos   son   los   del   tipo “resbalón”  y “paletón” . El    pestillo    resbalón     permite    cerrar    una    puerta    simplemente presionándola,   sin   necesidad   de   utilizar   la   llave.   Debido   a   la   forma que    tiene    su    extremo,    al    presionar    la    puerta    “resbala”    y    se introduce    en    el    cerradero,    quedando    así    cerrada.    El    pestillo paletón ,   por   su   parte,   requiere   del   empleo   de   la   correspondiente llave    de    la    cerradura,    no    sólo    para    abrirla,    sino    también    para cerrarla. Generalmente   las   cerraduras   del   tipo   “paletón”   se   pueden   colocar lo   mismo   a   la   derecha   que   a   la   izquierda   de   una   puerta,   pues   su pestillo   entra   y   sale,   indistintamente,   por   ambos   lados   de   la   caja de la cerradura. El   cerradero    constituye   una   pieza   metálica   separada   del   cuerpo   o caja   de   la   cerradura   y   es   el   lugar   donde   se   introduce   el   pestillo para   mantener   cerrada   una   puerta.   Existen   cerraderos   de   varios tipos,   formas   y   tamaños   de   acuerdo,   igualmente,   con   el   tipo   de pes tillo que posea cada cerradura. Foto   izquierda:    piezas   que   integran   una   cerradura   conocida   como “de   pomo”.   La   bocallave   para   abrir   estas   cerraduras   cuando   están instaladas   en   una   puerta   se   localiza   en   su   pomo   externo   en   unos modelos y en los dos pomos en otros modelos. Foto   derecha:   1.-    Resbalón   de   la   cerradura   de   pomo   donde   se puede   apreciar   también   una   pieza   que   sobresale   encima   de   éste que   sirve   de   seguro.   2.-    Cerradero   de   este   tipo   de   cerradura   para puertas.
© 2004 - 2016
Resolución: 480 x 800 pixeles
Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Así funciona
Atrás
Inicio
Siguiente
Subir
Google
ASÍ FUNCIONAN LAS CERRADURAS  3
Texto, ilustraciones y fotos: José A. García Álvarez
PARTES DE UNA CERRADURA PARA PUERTAS
Parte    frontal    (izquierda)    y    trasera    (derecha)    de    una cerradura d e pestillo tipo “paletón” para puertas. Algunas   de   las   piezas   interiores   de   la   propia   cerradura   de pestillo   tipo   “paletón”,   a   la   que   se   le   ha   retirado   la   parte frontal conjuntamente con el tambor y el bombín. Cualquier    tipo    de    cerradura    de    funcionamiento    manual contiene    en    su    interior    un    mecanismo    con    uno    o    más pestillos    colocados    dentro    la    propia    caja    metálica.    Ese pestillo   puede   salir   y   entrar   en   la   caja   por   un   solo   lado   o por   los   dos,   lo   que   permite   colocar   fácilmente   la   cerradura lo   mismo   a   la   derecha   que   a   la   izquierda   en   una   puerta. Existen   muchos   modelos   y   tamaños   de   cerraduras,   unas más   simples   y   otras   más   complejas,   pero   todas   basan   su principio   de   funcionamiento   en   un   tambor   y   un   cilindro   o bombín introducido en el propio tambor. Cuando    hacemos    girar    el    cilindro    de    una    cerradura utilizando   la   llave   correcta,   la   paleta   situada   en   la   parte trasera   de   una   cerradura   común,   o   al   centro   en   una   de seguridad    de    doble    llave,    dicha    paleta    gira    de    forma simultánea   con   la   llave   para   accionar   el   mecanismo   que mueve     el     pestillo     para     abrir     la     cerradura.     En     cada cerradura   los   pestillos   pueden   variar   de   aspecto   entre   uno y otro modelo. Parte   trasera   de   una   cerradura   simple.   A   la   izquierda   se encuentra armada y a la derecha desarmada. En   la   foto   de   la   izquierda   se   puede   observar   el   tambor   y bombín   de   la   cerradura   simple   que   aparece   en   la   foto   de arriba,   mostrando   la   paleta   trasera.   Hacia   la   parte   frontal se   puede   observar   la   cabeza   de   la   correspondiente   llave introducida en el cilindro o bombín. La    foto    derecha    muestra    el    tambor    y    el    bombín    de seguridad    para    accionar    el    mecanismo    de    la    cerradura tanto    desde    el    exterior    como    desde    el    interior    de    una puerta       1.-        Doble       hilera       de       pines       superiores correspondientes   a   una   parte   del   tambor.   En   este   caso   la existencia   de   la   doble   hilera   de   pines   en   una   misma   parte se   debe   a   que   la   cerradura   admite   la   llave   tanto   por   el frente    como    por    la    parte    trasera    tal    como    se    puede apreciar   en   la   foto.   En   la   parte   de   abajo   del   tambor   existe también    otra    doble    hilera    de    pines    colocados    también dentro    del    mismo.    En    este    caso    el    cilindro    o    bombín contendrá,   igualmente,   una   doble   hilera   de   pines   por   tanto por   arriba   como   por   debajo.   Es   por   eso   que   la   llave   posee hendiduras    a    cada    lado    de    la    hoja,    haciendo    que    la cerradura   sea   más   segura,   impidiendo   así   que   se   pueda abrir   con   una   ganzúa   u   otra   herramienta   similar.   2.-    Paleta central   que   puede   gira   a   ambos   lados   para   accionar   el mecanismo    de    apertura    de    la    cerradura    de    seguridad. 3.-    Hendiduras   practicadas   a   ambos   lados   de   la   hoja   de   la llave   para   mover   los   pines   situados   dentro   del   cilindro   o bombín. Aunque   prácticamente   desde   niños   todos   conocemos   qué cosa   es   una   cerradura,   así   como   también   un   candado   y para   qué   se   utilizan   ambos   dispositivos,   es   posible   que incluso   la   gran   mayoría   de   los   adultos   desconozcan   qué piezas   componen   una   cerradura,   ni   tampoco   qué   sucede en su interior cuando introducimos la llave.
En   líneas   generales   las   cerraduras   comunes   o   estándar   se componen de las siguientes piezas metálicas externas: Piezas    que    componen    externamente    una    cerradura común. 1 . Pomo   (en   esta   ilustración   un   botón   redondo   situado   en la   parte   trasera   de   la   cerradura   que   permite   mover   el pestillo). 2 . Cilindro o bombín. 3 . Bocallave. 4 . Tambor. 5 . Frente de la cerradura. 6 . Pestillo   (del   tipo   “resbalón”   en   esta   cerradura   o   del   tipo “paletón” en otras). 7 . Cerradero     donde     se     introduce     el     pestillo     de     la cerradura    para    bloquear    o    cerrar,    por    ejemplo,    una puerta. El   pomo    (botón,   agarrador,   tirador,   manija   o   manilla)   de una   cerradura   acciona   su   mecanismo   cuando   lo   hacemos girar   con   la   mano   en   unos   casos,   o   cuando   tiramos   del tirador    en    otros.    Es    una    pieza    que    generalmente    se encuentra   en   la   parte   trasera   de   la   cerradura   y   detrás   de   la puerta.   En   la   mayoría   de   las   cerraduras   el   pomo   se   puede accionar    sin    utilizar    la    llave    y    en    otros    es    necesario utilizarla,    lo    que    proporciona    mayor    seguridad.    Cuando accionamos    el    pomo,    el    tirador    o    la    manija,    según    el modelo   de   cerradura,   su   función   es   mover   el   mecanismo del   pestillo,   que   una   vez   liberado   del   cerradero   permite abrir la cerradura. El   cilindro,   bombín   o   bombillo    es   una   pieza   cilíndrica   y alargada,   de   mayor   longitud   que   la   llave   que   se   emplea para    abrir    la    cerradura.    El    cilindro    se    caracteriza    por poseer    una    abertura    en    su    parte    frontal    denominada “bocallave” ,     lugar     por     donde     introducimos     la     llave apropiada   que   corresponde   a   cada   cerradura,   accesible por   su   parte   externa.   Una   vez   que   la   llave   se   encuentra dentro    del    cilindro    y    la    hacemos    girar,    ésta    acciona    el mecanismo    que    libera    el    pestillo    del    cerradero    y    la cerradura    cede    y    abre.    Cuando    la    llave    con    la    que intentamos    abrir    la    cerradura    no    es    la    apropiada,    será imposible   hacer   girar   el   cilindro,   por   lo   que   al   no   moverse el pestillo la cerradura no abre. Cada   cilindro   o   bombín   posee   en   su   interior   una   serie   de “pines    inferiores”     que    actuando    en    conjunto    con    los “pines   superiores”    del   tambor,   lo   bloquean.   Esos   pines impiden   que   el   cilindro   gire   hasta   tanto   no   se   introduzca   la llave correcta. El    tambor     es    una    pieza    fija    al    cuerpo    o    caja    de    la cerradura   y   su   interior   aloja   al   cilindro   o   bombín   con   sus respectivos   pines.   El   tambor   de   cada   cerradura   contiene   la misma   cantidad   de   pines   que   el   cilindro,   presionados   cada uno por un resorte. El   frente    de   la   cerradura,   como   su   nombre   indica,   es   la parte   frontal   visible   desde   el   exterior   de   una   puerta,   donde se encuentra situada la bocallave. El   pestillo    es   la   pieza   que   cuando   hacemos   girar   la   llave   o el     pomo     de     la     cerradura     se     libera     del     cerradero permitiendo    abrir    una    puerta.    El    pestillo    puede    adoptar diferentes   formas   de   acuerdo   con   el   modelo   de   cerradura, pero    los    más    conocidos    son    los    del    tipo    “resbalón”     y “paletón” . El      pestillo      resbalón       permite      cerrar      una      puerta simplemente    presionándola,    sin    necesidad    de    utilizar    la llave.   Debido   a   la   forma   que   tiene   su   extremo,   al   presionar la    puerta    “resbala”    y    se    introduce    en    el    cerradero, quedando   así   cerrada.   El   pestillo   paletón ,   por   su   parte, requiere    del    empleo    de    la    correspondiente    llave    de    la cerradura, no sólo para abrirla, sino también para cerrarla. Generalmente   las   cerraduras   del   tipo   “paletón”   se   pueden colocar   lo   mismo   a   la   derecha   que   a   la   izquierda   de   una puerta,   pues   su   pestillo   entra   y   sale,   indistintamente,   por ambos lados de la caja de la cerradura. El   cerradero    constituye   una   pieza   metálica   separada   del cuerpo    o    caja    de    la    cerradura    y    es    el    lugar    donde    se introduce   el   pestillo   para   mantener   cerrada   una   puerta. Existen   cerraderos   de   varios   tipos,   formas   y   tamaños   de acuerdo,    igualmente,    con    el    tipo    de    pestillo    que    posea cada cerradura. Foto     izquierda:      piezas     que     integran     una     cerradura conocida   como   “de   pomo”.   La   bocallave   para   abrir   estas cerraduras    cuando    están    instaladas    en    una    puerta    se localiza   en   su   pomo   externo   en   unos   modelos   y   en   los   dos pomos en otros modelos. Foto    derecha:    1.-     Resbalón    de    la    cerradura    de    pomo donde   se   puede   apreciar   también   una   pieza   que   sobresale encima   de   éste   que   sirve   de   seguro.   2.-    Cerradero   de   este tipo de cerradura para puertas.